¿Cómo hacer un trampolín casero para piscina correctamente?

Estás en tu casa, sentado, próxima a tu piscina, te pones a pensar en lo que atañe tu día a día, que harás los próximos días, pensativo por algo que alguien te dijo, asombrado porque estás viendo una libélula acercarse a ti… No paramos de pensar hasta que vemos que a esa piscina le falta algo, ese algo que conjunte a la perfección, aquello que haga que el disfrute con la misma sea de una plenitud máxima

Te las ingenias para que ese artilugio que le falta a tu pileta salga completamente gratuito o casi gratuito, un hecho que parecería insólito pero que con algo de imaginación, creatividad y ayuda nuestra, está garantizado:

A partir de hoy, vas a aprender a como construir un trampolín casero desde 0, en el jardín de casa, casi eximiéndote de tener que ir a tiendas físicas u online a adjudicarte los materiales que necesites, y sin ayuda de nadie

Es lo que tiene haber aterrizado en trampolinesparapiscinas.com, que te da no solo las mejores alternativas a costes más accesibles y menos accesibles, también alternativas casi gratuitas, para que tengas lo que quieres a cualquier precio. Bueno, eso aquí no cuenta jaja 😜. ¡Llegó la hora de pasar de ejecutar y ponerte en machar en fabricar ese trampolín que dará un aroma fresco a tu alberca!

Materiales que necesitas para hacer el trampolín casero para albercas

  • Un tablón de madera aproximadamente metro y medio de largo y 30 centímetros de ancho
  • rueda de carro o camión
  • 1 barras de sujeción de gran altura
  • Tornillos
  • Arandelas
  • Una cinta para cuantificar la magnitud
  • Una regla o una cinta métrica
  • Rotulador permanente
  • Máquina de hacer agujeros

El proyecto o el escenificado que queremos que visualices desde el principio es, que en base a estos elementos, vamos a hacer el clásico amortiguado de los trampolines que tenemos en venta en el mercado, la sujeción en uno de los extremos del tablón, para que no te hacia abajo una vez estés en el otro extremo del tablón, los tornillos para que la barra no se mueva y la maquina para hacerle los agujeros sobre los cantos redondos (ver imagen de ejemplo). ¿Te imaginas más o menos como va a ser no? Bien. Ahora vamos paso a paso:

  • Agarrar el neumático, procurando que las medidas se adapten al tablero de madera que vas a utilizar

Si agarras un tablón de plástico, asegúrate que sea de alta resistencia frente a impactos, de lo contrario, la colocarás, a priori todo super bien, y cuando amortigües sobre ella, se te partirá en dos.

Con un tablón de madera, bien es cierto que el nivel de amortiguación no será tan severo aún con la rueda adosada para conseguir esa sensación, pero ganarás en seguridad

  • Sitúa la rueda lo más próxima posible a la alberca y agarra el tablón para estimar mas o menos donde tiene que estar la rueda fijada en el suelo

Antes de explicarte acerca de esto, te estarás preguntando donde puedes conseguir una rueda reciclada. ¡Fácil! En un vertedero de neumáticos tienes cientos y cientos de ruedas que puedes utilizar

Asegúrate de escoger o una que tenga una cantidad de aire suficiente y se adapte a las medidas del tablero. Si puede ser, que sea la rueda algo mas ancha que el ancho del tablero

Una vez dicho esto, ya tendrás una primera imagen de dónde exactamente vas a situar la rueda, a que distancia del bordillo en uno de los cantos de la piscina, y donde vas a situar el tablero. Si la rueda tiene un radio de unos 50 centímetros, con un metro y medio de tablero vas bien

  • Deja un tercio de el largo del tablero de madera sobre la rueda y sustentada por una o dos asas atornilladas al suelo

Para ello, antes de proceder a hacer los agujeros en las asas, con el neumático acostado justo en el lugar que quieres, agarra el tablón de madera y ubícala como te hemos dicho a 1/3 de su largo

Por ejemplo, si mide un metro (100cm), pues sitúala a 33 centímetros. Puedes marcar los 33cm previamente sobre el tablón, así sabrás exactamente a partir de que punto tiene que estar suspendida y dejar de tocar con la superficie de la rueda

  • Comprueba que el tablón linda, como mínimo, un tercio de su largo con el agua de la piscina, y como máximo, la mitad del largo

Estos son aproximaciones. La idea es que la tabla rebose al menos un mínimo sobre el agua de la piscina para no caer muy cerca de las cavidades de la piscina. Según como brinques, si el tablero esta muy próxima a las paredes de la piscina, puedes chocar y producirte algún de lesión o de herida

Asegúrate que el tablón tiene un grosor no muy diminuto pero tampoco muy grueso. Cuanto más pese, menos sensación de amortiguación crearás. En cambio, cuanto menos pese, más posibilidades de partirse en dos fruto del peso de nuestro cuerpo

  • Haz 4 agujeros sobre las bases de las dos asas, dos en la parte superior y dos en la parte inferior

En Internet tienes a la venta muy baratas que pueden venir con un par de agujeros. Nosotros, para consolidar la estructura del trampolín, te recomendamos que sean cuatro. Los puedes hacer previamente con ayuda de un perforador de superficies metalizadas. También puedes pedirle ayuda a un carpintero. No te cobrará mucho por ello

Marca todos los puntos donde vayas a hacer los agujeros, tanto en las asas como en el suelo, o solo sitúa las asas en el suelo y márcalas haciendo siguiendo el contorno del mismo, si ya tienen las perforaciones hechas de antemano

  • Si ves que quedan zonas sobrantes al sustentar el tablón en las asas, puedes rellenarlo con pequeños trozos de madera y pegarlos con pegamento de silicona

De esta manera, conseguirás que la madera quede totalmente suspendida y fija en 180 grados. Agáchate y comprueba que esta prácticamente recta. Lo más importante aquí es que no se mueva al subirnos a ella

Si ves que el asa no está a la altura del ancho de la rueda, puedes optar por ir a comprar una asa más grande en el mercado o cortar la que ya tienes y soldarlo junto a otros conductos metálicos, hasta llegar a la altura deseada. Aunque eso te llevará a que inviertas mas tiempo y mas gastos extras

Lo mejor es que el asa que adquieras sepas desde el principio que tiene una altura mayor al ancho de la rueda, con tal de que la rueda y el asa hagan de anclaje a ese tercio del total de longitud del tablón de astilla y provoques ese ansiado efecto de amortiguación. La rueda es preferible que sea de un tamaño medio tirando a largo, para provocar una amortiguación parecida a las que provocan los trampolines hechos en fábricas. PD: Si el asa que vas a comprar viene en pulgadas, haz clic aquí para pasar a centímetros en un instante

¡Hemos terminado con nuestra explicación! No sabemos si tú también, pues no te vemos como lo construyes, pero mándanos un correo a hola@baphomet.top para así poder verte, darnos una alegría y para ver si eres de lo que ejecuta o de los que solo lee y no hace nada